19 Oct

La importancia de dormir bien

Los beneficios de un buen descanso nocturno no solo se dan a nivel neurológico, en la mejora de nuestra capacidad de atención, la creatividad, la memoria, y además de que en las horas de sueño el cerebro organiza la información registrada durante el día.

También es benéfico a nivel orgánico, ya que es en el sueño profundo donde órganos como la vesícula biliar y el hígado, al estar en absoluta desconexión del sistema motor, logran recuperar energía para la actividad del día siguiente y es cuando el sistema de defensas se recarga. Es por eso que no dormir bien es un factor que aumenta el riesgo de desarrollar sobrepeso y diabetes, según investigaciones de científicos de la Universidad de Chicago.

Para dormir bien hay que tener en cuenta el horario. El más recomendable es entre las 23 y 7 horas o entre las 22 y 6 horas. Es importante tener una adecuada higiene del sueño, es decir, conseguir la calidad óptima de sueño. Si existen problemas para conciliarlo se recomienda llevar a cabo los siguientes consejos para hacer el tiempo de descanso mucho más reconfortante.

1. Dormir en completa oscuridad.

2. Organizar las tareas del siguiente día antes de ir a la cama de forma que evite estar preocupado por las mismas.

3. Calcetines en la cama. En temporada de frío es preferible acostarse con calcetines para evitar levantarse a media noche y procurar un descanso total del cerebro.

4. Baño caliente. Esto ayudará a relajar y preparar el cuerpo.

5. Despertar con música.

Evitar usar despertadores estresantes, probar con algo de música tranquila, o si se está bien descansado será suficiente para despertarse.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.