18 Sep

Haz que tu niño disfrute la comida

Lo primero que debes tener en cuenta es hacer de la comida un momento relajado. Normalmente, los niños se muestran poco pacientes a la hora de comer, por eso prueba introducir la diversión en los platos, seguro que de esta manera, llamarás más su atención. Los momentos más engorrosos suelen presentarse al introducir nuevos alimentos en la dieta del niño.
Si en un primer momento, tu hijo descarta por un determinado alimento, prueba presentársela de otra manera, y nunca la descartes completamente, a menos que le cause alguna intolerancia o alergia.

Otro recurso para que tu hijo aprenda a disfrutar la comida es dejarlo preparar las comidas contigo. Platillos sencillos, que le permitirán conocer y familiarizarse con los alimentos, sus texturas y sabores.

El desayuno es la comida más importante del día, por eso, cuida su preparación. A partir de los tres años, tu hijo será capaz de tomar cereales y fruta en trocitos. Puedes intentar que él aprenda a poner las frutas en la batidora, y preparar tú el licuado.

A la hora de la comida juega con los colores, verdes, amarillos, morados, rojos, y con las texturas, las salsas, sopas y purés y alimentos sólidos.

A partir del año y medio debes conocer los alimentos básicos que tu hijo puede comer sin que le causen ninguna alergia, pues es el momento de mezclarlos, y continuar introduciendo otros nuevos. En las comidas, no abuses del azúcar ni la sal.

Es importante que conozcas las tablas de nutrimentos y los menús alimentarios adecuados a la edad del niño. Son básicos para crear hábitos de alimentación sanos, y por supuesto, para que tu imaginación y creatividad estén al día.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.