11 Mar

¡El gran truco! adelgaza comiendo

El hecho de comer despacio es un hábito importante que aporta muchos beneficios a nuestra salud. De la misma forma que comer deprisa y sin masticar correctamente puede acarrear serios problemas nutrimentales y molestias intestinales.

El hecho de comer despacio permite disfrutar más de las comidas y del sabor de los alimentos en general; además evita que la digestión se haga pesada o difícil.
El proceso que se basa en hacer llegar el mensaje de que el estómago ya está lleno al cerebro, tarda aproximadamente unos 20 minutos; por lo que si se come rápido, éste proceso no aparece y se tienda a comer más de la cuenta. Ésto se traduce en aumento de peso y de volumen corporal.

El hecho de comer rápido provoca, entre otras cosas, que el acto de masticar no se realice correctamente, lo cual provoca distensión general de todo el aparato digestivo y, generalmente, se traduce en dolor y sensación excesiva de sentirse lleno, ésto se conoce con el nombre de dispepsia.

Una medida se basa en dejar el tenedor o la cuchara en el plato mientras se mastica y solo tomarlo cuando sea preciso volver a utilizarlos. Otro método que resulta efectivo, es comer acompañado, ésto permite hablar entre bocado y bocado, la comida se hace más larga, nos distrae y evita pensar solamente y de forma obsesiva en la comida.

Otra medida es la de comer con la mano no hábil (con la mano que no se acostumbra usar), obligará a ejercer las funciones más despacio, a centrarse más en todos y cada unos de los movimientos y controlar la velocidad.

También ayuda comer sin ver el televisor; la relajación a la que invitan estos aparatos estimula comer más rápido y no permiten notar las señales que envía el estómago.
Igual de importante es no sentarse a la mesa con hambre ya que esto evoca comer más y más rápido. Para controlarlo, es necesario evitar el saltarse comidas y en el caso de tener hambre entre horas, comer alguna pieza de fruta y verdura que no solo aportan muy pocas calorías, sino que además sacian la posible sensación de hambre.

Comer bien y despacio es fundamental para mejorar la digestión, ayuda a adelgazar y contribuye al aprovechamiento de los nutrimentos en el organismo, lo cual se resume en una mejor calidad de vida.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Debe estar registrado para dejar un comentario.